MUJER CON DISCERNIMIENTO


Por Beatriz García Mayren
Y ella dijo a su marido: He aquí ahora, yo entiendo que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios. (2a. Reyes 4:9)
Mujer, nuestro enfoque principal en el ministerio de damas es que puedas aprender a ser una mujer de virtud, de visión, de poder y bendición para los que te rodean, y para alcanzar este objetivo te estaremos mostrando las características que tiene una mujer de Excelencia a través de relatos bíblicos de mujeres que fueron reconocidas en la palabra de Dios (la Biblia) por ser virtuosas.
En el tema pasado hablamos de Ruth y las características que la marcaron como una mujer especial, en esta ocasión hablaremos de otra mujer de virtud cuyas características principales son la bondad, la confianza y el don de discernimiento. Hablo de la mujer sunamita cuya historia se relata en el segundo libro de Reyes capitulo 4.
Discernimiento de acuerdo al diccionario es la capacidad de distinguir la diferencia entre lo que es bueno y lo que es malo.
Desde el punto de vista divino es saber reconocer un asunto, es el juicio por medio del cual percibimos o declaramos la diferencia entre varias cosas, tomando en cuenta la norma de autoridad moral que es la Biblia, significa principalmente discernir con los sentidos, percibir diferencia, también ‘dar profunda atención a’, es tener entendimiento.
La mujer sunamita supo reconocer y diferenciar que Elíseo era "un varón santo de Dios", un varón confiable al punto de abrirle las puertas de su casa, esta mujer percibió la necesidad de modo que preparó una habitación para que él la utilizara cada vez que estuviera en la ciudad.
"Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y pongamos allí cama, mesa, silla y candelero, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en el. Y aconteció que un día vino él por allí, y se quedó en aquel aposento, y allí durmió"
2da. De reyes 9:10,11
Ella lo hizo por su bondad y no por motivos egoístas y con ventaja. Ella actuó con sabiduría de Dios porque tuvo la visión ver que Elíseo tenía la presencia de Dios en su vida así que no se conformo con verlo de lejos, sino que fue una mujer sabia que insistentemente lo invito a comer en su casa y no sólo a comer, sino a quedarse en su casa.
La sunamita tenía bien ejercitado el discernimiento que solamente se logra tener buscando a Dios a través de Su palabra como dice en los Salmos 119:99 "Tengo más discernimiento que todos mis maestros, porque tus testimonios son mi meditación" y en Hebreos 5:14 dice "pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal"
La Biblia dice de la mujer sunamita que era "una mujer importante", tal vez porque tenía una buena posición, influencia, dinero, no lo sabemos; lo que si me queda bien claro es que era una mujer con la sabiduría y el discernimiento necesario para saber que Elíseo era un canal de Bendición y que si Dios estaba permitiendo que pasara por su casa no era sólo por casualidad, sino que había propósito divino.
Mujer hoy mas que nunca necesitamos discernimiento para saber cuando una persona se nos acerca con buenas o con malas intenciones, para saber si las amistades de nuestros hijos son de bendición o de maldición para sus vidas, para hacer una diferencia total de acuerdo a la norma de Dios de lo que es bueno y de lo que es malo, porque dice la Biblia "Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal". (1a.Tesalonicenses 5:21, 22 )
Mujer, hoy mas que nunca necesitamos ejercitarnos en la verdad y prepararnos para toda buena obra para poder enfrentarnos al reto de ser mujeres de excelencia. Dios quiere darte esa preparación y ese discernimiento que necesitamos, sólo ponte en sus manos y prosigue en la carrera.
¡SER MUJER ES UN PRIVILEGIO, PERO SER UNA MUJER DE VIRTUD ES UN RETO!

1 comentario:

Nos gustaría saber su opinión y sus sugerencias.

Búsqueda personalizada

contador gratis